Google+
Centro Nirvana. Acupuntura y Medicina Natural

Yin-Yang

Mantener el orden en lugar de corregir el desorden es el mayor reflejo de sabiduría. Curar la enfermedad después de que haya aparecido es como cavar un pozo cuando uno ya tiene sed, o forjar armas cuando la guerra ya se ha desatado.

Buscar la energía que está dentro de nosotros y reequilibrarla para cuidarnos constituye un principio tan básico y simple como eficaz así como comentamos en nuestra publicación anterior. No hay medicina más poderosa que esta porque nos brinda una salud más estable y menos susceptible a las enfermedades.

En un uno de los textos clásicos de medicina china del siglo II antes de Cristo, el Nei Jing, se lee: “Mantener el orden en lugar de corregir el desorden es el mayor reflejo de sabiduría. Curar la enfermedad después de que haya aparecido es como cavar un pozo cuando uno ya tiene sed, o forjar armas cuando la guerra ya se ha desatado”. Esta frase refleja uno de los principios fundamentales de la Medicina Tradicional China y nos da la medida de cuanto sea importante prevenir frente a la actitud de pensar en los médicos solo cuando estamos enfermos.

Pero de donde viene esta visión de la salud y que quiere decir buscar nuestra energía?

La Medicina China Tradicional fundas sus principios en el concepto de Yin y Yang, un concepto del taoísmo que nacen de la observación de la naturaleza, de la constante interacción de sus fuerzas y el constante cambio. El movimiento de la noche y el día, el sol y la luna, el cambio de estaciones, la rotación de los planetas. Estos movimientos se asocian a Yin y Yang. Todo nuestro entorno más inmediato, lo masculino y lo femenino, la luz o la oscuridad, la calma o la agitación, lo ligero o lo pesado, la actividad o la pasividad, todo se polariza según este concepto. El organismo humano no está excluido, pues sus órganos, sus canales y circulación, su constitución, sus ciclos circadianos, todo se rige dentro de Yin y Yang.

El origen de la medicina china está en este punto: en la observación. Pero no se trata de una observación directamente del cuerpo humano, si no de la naturaleza y del universo que nos rodea, de la que somos parte. Y siendo el hombre un microcosmos dentro del universo en el que existe, se rige por los mismos principios y fuerzas de este macrocosmos. Si en la naturaleza se observa la interacción de fuerzas que producen el cambio, este cambio pasa a través de diferentes movimientos o fases.

En medicina china se reconocen 5 movimientos, fases o elementos: Agua, madera, fuego, tierra, metal. Cada individuo contiene los 5 elementos, y estando en salud, todos están en equilibrio en una dinámica en la que cada elemento ayuda a generar a otro y a su vez, a controlarlo. Cada elemento tiene ciertos significados y asociaciones, lo cual puede representar ciertos aspectos de nuestra vida o de nuestro organismo. Por ejemplo, el agua se podría asociar a cuando estamos en silencio y tranquilidad, mientras que el fuego se asocia a aquellos momentos en los que estamos activos y habladores. Uno es Yin y el otro es Yang. Si uno estuviese todo el tiempo inquieto, hablando y vibrante, habría un desequilibrio donde el Yang domina al Yin, y a la larga se podría producir algún síntoma de que asoma una patología. Siguiendo el mismo ejemplo, el fuego se asocia al órgano corazón e intestino delgado, así como a otras estructuras como las venas y las arterias. También se asocia al ánimo de la persona o a su espíritu o mente. Esto podría manifestarse patológicamente a través de condiciones como hipertensión arterial, irritabilidad, ansiedad, insomnio, sudoración espontánea, palpitaciones, arritmias… o muchas otras.

En medicina china, conocer el concepto de Yin y Yang y los 5 elementos es fundamental para entender la dinámica de nuestro cuerpo y el entorno donde vivimos. Es una visión más amplia del funcionamiento de nuestro organismo en la cual hay que tener en consideración todos los elementos que afectan positivamente o negativamente a nuestra salud. Nuestro aspecto espiritual tiene un efecto mucho más importante sobre nuestra salud de lo que a veces somos concientes. La forma de pensar y de actuar, nuestras emociones, nuestra alimentación y acostumbres son todos elementos que influyen de forma notable en nuestro bienestar. Toda una serie de elementos que en un principio coexisten en un equilibrio perfecto y que a veces vamos perdiendo a causa del estilo de vida que llevamos. En una visión así de amplia es donde tendríamos que volver a buscar nuestra energía y reequilibrarla, pues es exactamente allí donde alberga nuestra salud.

1024035_57038553-1-140x90

Nirvana Centro – Salterapia

Dirección:

Salterapia

Plaza Isabel II 1 2-Izq, 28013
Madrid

Teléfonos:

915 41 83 80 – Recepción

699 287 501 – Acupuntura y Alzheimer

644 718 576 – Acupuntura

633 814 213 – Tratamientos de Cancer

Email: info@nirvanacentro.com

Localización en Mapa

Contactar

  1. (obligatorio)
  2. (e-mail válido obligatorio)
  3. (obligatorio)
  4. (obligatorio)
  5. Captcha